“Si el toreo es arte el canibalismo es gastronomía”

publicado en: Opinión | 0
Comunicador social y periodista
Comunicador Social y Periodista victorhleon@elrelojcultural.com

Por: Víctor H. León

La semana pasada y en medio del desocupe dominguero, leía en internet un par de entrevistas que le hacían al talentoso actor Andrés Parra, el mismo que interpretó de manera magistral a Pablo Escobar en la serie de Caracol Tv y a otros famosos personajes de teatro, cine y televisión. Todo iba bien hasta que leí que era un apasionado por la tauromaquia, tanto así que en sus ratos de buen humor habla como nativo español, hace poses típicas de torero e inclusive dijo querer un traje de luces de torero. La sorpresa era mucha, pero era respetable su gusto. Pensé, ¿por qué a las personas les gusta la tauromaquia?¿será arte y cultura como dicen algunos?¿se debe mantener esa practica en Colombia? Me pregunté.

Si algo ha sido tan controversial en estos últimos tiempos junto con la legalización de la droga y la igualdad LGTBI han sido los toros o la tauromaquia, tanto, que en países de tradición taurina como España se han presentado debates profundos por regiones, al punto de llegar a prohibirlas(Cataluña). Como tal, el toreo nace en el siglo XVII en España, desde ese tiempo ha desatado polémica, tanto en su definición artística como en su evidente maltrato animal. Es claro que aquí se maltrata, pero lo que no podemos es entrar con hipocresías cuando muchos, con argumentos pobres desean erradicar esta práctica pero se alimentan con carne de un animal que fue torturado previamente hasta la muerte.

La Real Academia Española define la cultura como: “conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico e industrial en una época” por lo que no entraría la tauromaquia como cultura, no llena su definición completa, podría ser un modo de vida, costumbre o tradición pero no tiene conocimientos científicos ni grado de desarrollo artístico.

El arte desde sus primeras definiciones hasta la fecha no ha cambiado su concepto teórico. Una de las definiciones más universales plantea que es “cualquier actividad o producto realizado por el hombre con fines estéticos, comunicativos que expresen ideas y/o emociones”.Dentro de esta definición podría entrar la tauromaquia: transmite emociones y tal vez una idea. Emociones por lo dramático de su acto y una idea porque representa según ellos una mitología de lucha y hombría. Pero, ¿será que el arte permite maltratar? El solo hecho de hacerlo con un animal ya saca la tauromaquia dentro del rotulo de artistas, además no me quiero imaginar a un músico y a un torero en la misma línea. Un músico es aquel que compone y ejecuta piezas musicales, un torero no compone nada, destruye una vida.

La tauromaquia se ha prestado para la inspiración de otras múltiples actividades artísticas, ya sea por los que están a favor o por los que están en contra. Por ejemplo Federico García Lorca y Goya, ambos compartían un gran amor por los toros a tal punto que el primero de los citados expresara “los toros son las fiestas más cultas que hay en el mundo” mientras que Goya pintara magistrales obras artísticas teniendo los toros como inspiración. Entre tanto, diferentes escritores y músicos se han declarado en contra de esta actividad: el actor Unax Ugalde declaró “Si los toros son cultura, el canibalismo es gastronomía”, así mismo agrupaciones musicales como Doctor Krapula han sacado canciones en contra con letras donde habla de “fiesta de dementes”. Que inspire no quiere decir que sea arte.

Algo que defienden los aficionados a la tauromaquia es que los trajes de los toreros son especiales y rigurosamente realizados por sastres que sí son artistas, pero ¿Y eso que? Los artistas son los sastres, mas no los toreros. Salud Hernández Mora escribió para la revista Caras en 2012 una columna polémica donde dice que “si se termina la tauromaquia se extingue el toro de lidia” porque es entrenado y criado para tener esa forma, aunque es una lastima que termine muerto y que esta persona que dice ser periodista trate a muchos de sus lectores de ignorantes.

 No estoy de acuerdo con que se le considere arte porque no la veo en la misma línea que un músico o un escritor, pero tampoco estoy de acuerdo con que se le censura o se acaben por imposición o a la fuerza, esto es algo que se va a acabar solo, porque cada vez va menos gente y cada vez hay más conciencia y amor por los animales. Los tiempos han cambiado (afortunadamente) y las culturas también, esto es un acto milenario y tosco que no por antiguo tiene que ser considerado arte, o sino entonces que la esclavitud también lo sea. Propongo que todas las plazas de toros de las ciudades (que son administradas en su mayoría por los gobiernos locales y algunas empresas privadas) sean utilizados para la promoción y la realización de eventos que SI son culturales, y que los aficionados a las corridas de toros como son minoría y tienen inversión privada, que construyan su propia plaza para ellos.

 contacto@elrelojcultural.com

Suerte de banderillas - Arles, France
Suerte de banderillas – Arles, France

 

Dejar una opinión