“Me ofrecieron trasladar el museo cerca a Disney World en los EE.UU”. Entrevista a Hugo Suarez, director del museo Caliwood.

publicado en: Cine, Reportajes/Crónicas | 0

En Cali está ubicado el primer museo de la cinematografía en Colombia, su director es Hugo Suarez, un abogado y amante de los autos clásicos a quien la ciudad eligió hace doce años dándole pistas que le permitieron llegar a pensar en crear un museo, algo que no era descabellado, pues Cali es considerada la meca del cine en el país. En el 2008 lo pensó pero fue el 1 de noviembre del 2012 cuando abrió sus puertas al público Caliwood, el museo de la cinematografía.

Foto: Facebook Museo Caliwood
Foto: Facebook Museo Caliwood

Como máximos logros del museo aparte de su extraordinaria colección de más de 150 piezas entre proyectores, aparatos fotográficos, de cine y afiches originales, se pueden destacar el re descubrimiento después de 44 años de la primera y única película de vaqueros filmada en Colombia (hecha en el norte del Valle) The Kid and the killers y la colección de 30 fotografías fijas de la película desaparecida La María filmada en Cali, el primer largometraje del cine colombiano del cual solo quedan 35 segundos.

¿Cómo surgió el proyecto de crear un museo de cine en Cali?

El museo surgió en un principio por un encuentro en un taller de mecánica de dos proyectores de cine abandonados en el año 2003. Como los proyectores no tenían un curador o tutor que los protegiera y vigilara, le pedí a la persona que los había abandonado allí que me los vendiera. Los traje para mi casa, los restaure, me parecieron muy bonitos, muy interesantes e históricos. Los llevé a mi oficina que tenia puerta de vidrio hacia la Avenida Colombia y me di cuenta que a las personas les causaba mucha curiosidad y mucho interés los proyectores de cine, que casi siempre han estado ocultos a la vista del público. Teniendo los dos proyectores de cine que adquirí, una persona vino y me vendió otros dos, ya tenia cuatro. Finalmente un amigo me vendió el quinto proyector de cine que perteneció al Teatro Alameda. Con los cinco proyectores me di cuenta que a todo el mundo le interesaban pero que casi nadie sabia que eran, la mayoría de personas cuando los ven piensan que son filmadoras, pero son proyectores de cine de teatros. Cuatro años después, se me ocurrió que sería una muy buena idea hacer una colección de temática de cine y fotografía, así empezó la idea de hacer un museo. Me tomó dos años construir el espacio que tiene actualmente. Comenzamos con cinco aparatos y hoy en día la colección excede las 600 piezas.

¿Cómo a sido la acogida del público caleño con el museo desde que este existe?

Nosotros tenemos una expectativa muy grande de que Cali despierte a la idea de este museo. El museo actualmente no está posicionado, sufre mucho por la ausencia del caleño. Todo el que viene aquí al museo sale alucinado con la colección, pero nos cuesta mucho trabajo hacerlo entrar, en cambio no nos cuesta trabajo hacer entrar a turistas que vienen de Bogotá, Eje Cafetero, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga de donde llegan personas específicamente a ver el museo. Lo más sorprendente, el museo se está convirtiendo en una atracción turística sin par en la ciudad. Hace dos años o tres cuando abrimos el museo estábamos como atracción numero treinta y ocho en la ciudad, hoy día el museo, conjuntamente con el zoológico, el barrio San Antonio, el Museo de Arte Moderno, La Tertulia y Caliwood son las cinco atracciones turísticas actuales de la ciudad a juicio de los turistas que nos visitan.

¿ A recibido alguna propuesta de alguien que quiera comprarle el museo?

Si, el año ante pasado vinieron dos norteamericanos que por coincidencia llegaron a este museo, nos hicieron la propuesta de llevarnos toda la colección para la ciudad de Orlando y abrirla en un espacio cercano a Disney World para tener un museo del cine de estas características allá. En noviembre del 2014 vino un exhibidor y distribuidor de películas de Nueva York, él nos ha ofrecido también la posibilidad, no de llevarnos este museo de la ciudad sino la posibilidad de que le armemos un museo a él en una ciudad que él aprecia mucho: Puerto Plata, Republica Dominicana. Nosotros hemos estado conjeturando sobre el tema pero es muy difícil abandonar el espacio por un tiempo, si hubiera una propuesta económica adecuada podríamos adelantar el proceso, sería interesante que Caliwood pueda armar otro museo en un país foráneo.

¿Si la gente en Cali finalmente no responde al museo usted pensaría la manera de trasladarlo a otra ciudad o definitivamente se queda aquí pase lo que pase?

No, nosotros confiamos en que Cali le va a responder al museo, entendemos perfectamente que es un museo joven con características muy especificas, idóneas y atípicas; entendemos perfectamente la problemática. Nosotros nunca pensaríamos en llevarnos el museo de acá, pero lo que si es necesario es que la ciudad se conmueva y se solidarice con el museo, porque cargar el museo, armar la colección, reconstruir el local y financiar el mantenimiento es sumamente duro para quienes estamos activos aquí en el diario del museo de la cinematografía.

Dentro del museo encontramos piezas que fueron halladas aquí en la ciudad ¿esto hace más valioso el museo y le da más representación a Cali como capital del cine en Colombia?

Muy buena pregunta y apreciación. La colección de Caliwood sorprendentemente ha sido reclutada en un 99% en el suroccidente de Colombia pero más específicamente en la ciudad de Cali, casi todos los equipos que han visto y pueden encontrar en el museo fueron encontrados en esta ciudad, algunos en un gran porcentaje nos tocó comprarlos, regateamos muchísimo, paliamos los precios, hacemos trueques, los cambiamos por visitas, pero la colección casi toda es caleña y vallecaucana. Esto es un gran privilegio de este museo, porque casi con todos los equipos que tenemos en el museo hay una anécdota especifica que contar, una historia relacionada, que el aparato estuvo en el Teatro Asturias o en cualquiera de los teatros históricos de la ciudad de Cali, esa parte es muy importante, es vital para el museo, que todo su nexo histórico, tanto fotográfico como cinematográfico esté amarrado a nuestra queridísima ciudad.

¿Cuál es la pieza más valiosa del museo?

La verdad es que hay piezas muy interesantes, piezas históricas que lo conmueven a uno muchísimo. Una de las que más me gusta es la que denominamos La Linterna Mágica Caleña, fue encontrada aquí en una tienda de antigüedades, cuando nosotros fuimos a ese negocio hace como seis años encontramos esa pieza, lo extraordinario es que el que vendía la pieza no sabia que era lo que estaba vendiendo y nosotros no sabíamos lo que estábamos comprando. Era una linterna, una linterna de teatro, fue tan especial para nosotros que decidimos comprarla, fue mucho tiempo después, cuando empezó a funcionar el museo que descubrimos que La Linterna Mágica Caleña es el aditamento accesorio que requiere un proyector de la época del cine mudo para poder iluminar su película. Creo que es la pieza más entrañable a la que le tenemos mucho afecto si bien no fue la primera ligada al museo.

 ¿Para el futuro tiene pensado ampliar el lugar?

Es un sueño pero es un sueño que no queremos realizar solos, no queremos mantenernos en un espacio de doscientos treinta y ocho metros cuadrados sino llegar por lo menos a novecientos o mil metros cuadrados. No somos capaces de hacerlo solos, el esfuerzo que hicimos para hacer este museo dotándolo del lugar que tiene que lo favorece muchísimo y armar la colección a sido monumental, es un esfuerzo que nos ha exigido grandes sacrificios personales y por supuesto nos ha significado disponer de valores interesantes para poder hacer la colección. Yo creo que el museo con su capacidad, su inercia, su estrategia, su determinación y la voluntad de la cual está impregnado indudablemente va a llegar a ese punto, pero no lo puede hacer el museo solo. Este museo requiere del apoyo municipal, departamental, estatal y por supuesto del empresariado vallecaucano para poder crecer, lo que si es indudable es que se tiene visualizado claramente un futuro, no nos vamos a poder quedar aquí, el museo está pidiendo a gritos no solamente más espacio para una colección mucho más grande, sino para poder darle otras expresiones al museo como por ejemplo la interactividad con computadores para animación en 3D, 4D, etc.

¿Qué invitación le hace a los caleños y vallecaucanos lectores de la Revista Más Cultura para que vengan a visitar Caliwood el museo de la cinematografía?

Ante todo queremos que Cali, los dos millones ochocientos mil caleños vengan a visitar el museo, esto no es un museo elitista como me dijo un taxista una vez, no se dejen tramar por un concepto o un prejuicio, este es un museo para todos, ese museo lo necesitan los niños, adolecentes, estudiantes universitarios, postgraduados y por su puesto los adultos. Este museo entrega un mensaje cultural increíble, inédito en Colombia, somos los primeros que instalamos audio guías digitales inalámbricas para darle interacción al museo. Este museo vale la pena apoyarlo, se puede convertir en un referente turístico, académico y lúdico sin paralelo en la ciudad. Tenemos la materia prima, generaciones nuevas de jóvenes interesados por el cine, desde el año dos mil en adelante en las facultades nuevas vemos la gran inclinación natural que tiene el caleño hacia el cine, hacia la producción de cine, hacia la exhibición de cine, este es un museo con un mensaje increíblemente alegre y que nosotros mientras podamos vamos a tenerlo con las puertas abiertas. Invitamos a todos los caleños y vallecaucanos lectores de la revista a que vengan a visitarnos.

contacto@elrelojcultural.com

Foto: Santiago cadavid
Foto: Santiago Cadavid

Dejar una opinión