Los 5 besos más famosos de la historia.

publicado en: Patrimonio | 0

Hoy en el mundo se celebra el Día Internacional del Beso, fecha que surge gracias al beso más largo de la historia realizado por una pareja tailandesa; el beso duró 58 horas. ¡Bastante largo!

A continuación, los cinco besos más famosos y recordados de la historia:

5 – EL AMOR Y NO LA GUERRA: 

Esta imagen dio la vuelta al mundo, cuando en una de las muchas manifestaciones españolas, un joven besa a su “novia” tras hallarla herida en el suelo; a su alrededor, los policías descargando contra manifestantes. El beso fue durante mucho tiempo el símbolo de las manifestaciones pacíficas en el mundo y gracias a ello se utilizó la “besatón” para protestar al frente de policías en marchas estudiantiles.

4 – EL AMOR ENTRE MARADONA Y CANIGGIA: 

Hace casi 21 años Diego Maradona y ‘el pájaro’ Caniggia se dieron el beso más famoso en la historia del fútbol. Corría el año de 1996 y River, el rival eterno de Boca acababa de salir campeón de América con un equipo estelar encabezado por Enzo Francescoli, Boca en cambio era criticado por su campaña tan pobre en el Apertura con un equipo también estelar liderado por el astro argentino Diego Maradona. Había super clásico y Boca goleó a su eterno rival con un marcador de 4 – 1; ese día, Caniggia anotó triplete y en su segundo gol corrió a celebrar con Diego, en la celebración un fotógrafo capto un apasionado beso entre las dos estrellas argentinas. El diario El Gráfico, uno de los más importantes de Argentina al otro día tituló: “El beso del alma”.

3 – BESO DE DIVAS: 

El polémico beso se dio en el 2003 y es quizá uno de los más famosos de la historia del pop; este logró impactar a los espectadores durante el Video Music Awards. En pleno show Britney Spears y Madona se dieron un apasionado beso ante la mirada atónita de Justin Timberlake, pareja de Spears en ese momento y de los millones de espectadores. Luego se dijo que todo estaba planeado por las managers de ambas y que por la repercusión que causó fue todo un éxito. Posteriormente y en el mismo show Madona besó también a Cristina Aguilera.

2 – EL BESO COMUNISTA:

El fotógrafo Regis Bossu fue el encargado de inmortalizar, en el año 1979, el “beso fraternal” entre dos líderes comunistas de la Guerra Fría, Leonidas Brezhnev (URSS) y Erich Honecker (RDA). Lo que los comunistas de Europa denominaban “beso fraternal” era, según el protocolo, la manera en la que dos líderes socialistas debían saludarse: en primer lugar, un gran abrazo, a lo que seguían tres besos en mejillas alternas. En casos excepcionales, y si ambos mandatarios tenían una especial relación de amistad, los besos en las mejillas se podían sustituir por besos en los labios. Es precisamente esta práctica la que llevaron a cabo los líderes comunistas más importantes en la década de los 70, Brezhnev y Honecker, de la URSS y Alemania Oriental. El líder soviético se encontraba de viaje en Alemania del Este para conmemorar los 30 años desde la creación de la RDA (República Democrática Alemana). El beso se produjo por tanto, en un contexto de igualdad, fraternidad y solidaridad entre los dos Estados; los que recientemente habían firmado una serie de acuerdos comerciales beneficiosos para ambos. La imagen trascendió de tal manera que, entre otras repercusiones, una vez caído el muro de Berlín en 1989, el artista ruso Dimitri Vrúbel pintó en mural la famosa fotografía titulada “Dios mío, ayúdame a sobrevivir a este amor mortal”, hoy en día convertido en uno de los puntos más visitados e inmortalizados de la capital alemana.

1 – EL BESO DEL FIN DE LA GUERRA: 

La enfermera Greta Zimmer Friedman y el marinero George Mendonsa se dieron posiblemente el beso más famoso de la historia y el que simbolizó el fin de la II Guerra Mundial. Se dio el 14 de agosto de 1945 en Nueva York. Según el relato de la enfermera, sin siquiera conocerse o saber sus nombres, el beso surgió en un momento de euforia luego de que se anunciara el fin de la guerra más cruel y brutal de la humanidad. “De repente, me agarró un marinero. No fue tanto un beso como un acto de celebración: él ya no tenía que volver al Pacífico, al frente donde había combatido. Me tomó en brazos porque me vio vestida como una enfermera y estaba agradecido a todas las enfermeras. No fue algo romántico, sino una forma de decir: ‘Gracias a Dios, la guerra ha terminado” contó la enfermera antes de morir

contacto@elrelojcultural.com

Dejar una opinión