El prontuario oscuro y ultra conservador de Alejandro Ordóñez.

publicado en: Opinión | 0

Por: Víctor H. León

victorhleon@elrelojcultural.com 

Su nombre es Alejandro Ordóñez Maldonado, uno de los políticos más racistas, discriminadores y ultraconservadores de la actualidad. Nació en Bucaramanga y tiene una vida política bastante agitada y controversial, desde los años 70s donde se le vio quemando libros al mejor estilo Nazi, hasta su paso por la Procuraduría General de la Nación, de donde fue destituido el año pasado por irregularidades en su reelección. A lo largo de su vida ha tenido diferentes polémicas, aquí revisaremos algunas de ellas:

Fotografía Revista Semana.

Colombia históricamente siempre ha estado en violencia, la última de ellas es la que estamos viviendo, esa que comenzó por allá en los años 40s cuando el Partido Conservador recupera el poder con Mariano Ospina Perez y Laureano Gomez, este último posiblemente el más agitador y radical. En esa década es asesinado Jorge E. Gaitán y muchos apuntaron a Laureano Gomez, su máximo rival político. De Laureano Gomez se dijo de todo, que era fascista, que simpatizaba con Franco, Mussolini y Hitler, y hasta que fue el principal y verdadero jefe de los ‘Chulavitas’ y ‘Pájaros’ (paramilitares de la época) quienes masacraron y desangraron a los campesinos liberales más humildes de la nación.

Si se revisa la historia reciente, encontramos que la persona más parecida a Laureano Gomez es sin duda Alejandro Ordóñez; un fanático religioso capaz de pasar por encima de cualquier persona que piense distinto a él, como ya lo demostró mientras estuvo en la Procuraduría. Un quema libros que siempre simpatizó con grupos de extrema derecha y que ahora como candidato niega hasta el estado laico.

“En la cálida noche del 13 de mayo de 1978, el hoy Procurador General de la Nación se dio cita en el parque San Pío X, en Bucaramanga, para hacer parte de la ceremonia de quema de revistas, periódicos y libros catalogados como inmorales y pornográficos”. Daniel Coronell.

Así lo reportó una investigación del periodista Daniel Coronell, que muestra la foto de Alejandro Ordóñez, quien con camándula y megáfono en mano avivaba la hoguera de libros dándoles ejemplo a unos niños. Obras de todo tipo, entre ellas textos de autores como Carlos Marx, el filósofo francés Jean-Jacques Rousseau y el padre del realismo mágico Gabriel García Márquez, ardieron junto a revistas y periódicos que según el grupo eran amenazas para la juventud. Ese era Ordóñez a sus 24 años, el mismo que hoy quiere ser presidente de la república, una persona violenta que realizaba actos de fanatismo religioso – ideológico en público, muy al estilo medieval como alguna vez lo ordenaron dictadores sanguinarios como Hitler y Pinochet.

Alejandro Ordóñez el 13 de mayo de 1978 en una quema de libros.

Fue concejal de Bucaramanga entre 1986 y 1989 bajo las riendas del Partido Conservador y desde ese cargo ya dejaba ver su radicalismo y su cercanía ideológica con la extrema derecha, en una entrevista para un medio escrito de esa ciudad afirmó que los grupos de Autodefensas o Paramilitares eran “ciudadanos de bien” y que desconocerlos era una “absurda ingenuidad”:

Entrevista de Alejandro Ordóñez sobre el paramilitarismo.

También en su tesis universitaria podemos ver una obra radical donde expone que “está fuera de la naturaleza legislar sin dios”, en lo que es un total desconocimiento por el estado laico (separación estado – iglesia):

Tesis universitaria de Alejandro Ordóñez.

Pero este pensamiento ultraconservador radical de su juventud al parecer no cambió mucho con los años, pues hace poco en una entrevista con un medio de comunicación afirmó que Colombia no es un estado laico como lo dice la constitución política de 1991. Veamos la frase citada y un comentario realizado en Twitter por él, donde lanza comentarios homofóbicos:

 

Es decir, si Ordóñez llega a ser presidente (ojalá que no) va a pasar por encima de todos los que piensen distinto a él, ateos, agnósticos, musulmanes, deístas, judios,  progresistas, izquierdistas, gays, entre otros; y se va a pasar por la faja seguramente la separación entre el estado y la iglesia, volveremos al pasado, al siglo XIX, a la inquisición.

Este año un ministro del gobierno Santos afirmó en una entrevista que es ateo, entonces Ordóñez enfiló sus baterías contra él afirmando que no puede haber ministros ateos. Ordóñez simpatiza con todos los principios conservadores de antaño, como por ejemplo la unión estado – iglesia católica, la prohibición rotunda al aborto y la eutanasia y la no legalización de las drogas. Sobre la eutanasia llevó un debate público con el caricaturista Matador cuyo padre sufría de un cáncer terminal. Ordóñez con su poder como procurador impidió que se le realizara la eutanasia, la discusión se trasladó a los tribunales y finalmente al papá de Matador se le pudo realizar con éxito, siendo el primer caso reconocido de eutanasia en Colombia.

Trino de Alejandro Ordóñez en Twitter.

Trino de Matador en su cuenta de Twitter.
Caricatura de Matador luego de la eutanasia de su padre.

Tambien los animales, animalistas y defensores del proceso de paz fueron atacados por el entonces procurador en dos de sus frases más polémicas. ¿Estar de acuerdo con el proceso de paz con las FARC nos hace simpatizantes de ese grupo? Es bien sabido que Ordóñez es seguidor de las corridas de toros y siempre se le vio en primera fila en la Plaza de Toros de la Santamaría, pero ¿pedirle a la Corte Constitucional rechazar demanda que pretendía darle derechos a los animales?

Frases polémicas.

 

Ese es Alejandro Ordóñez Maldonado, el despreciable clon de Laureano Gomez que pretende ser presidente de Colombia para llevarnos a la época medieval con su ideología retrasada y clasista, un peligro para las minorías, un personaje que fue destituido por corrupto y que se ufana de simpatizar con Donald Trump, negar el holocausto judío de la II Guerra Mundial y hostigar a las minorías. En su cargo como procurador se dedicó a hacer política, lanzar su candidatura presidencial, defender los intereses del uribismo y dejar de ver escándalos gigantescos de corrupción como el de Odebrecht.

Algunas polémicas de Ordóñez.

 

Caricatura de Matador.

Por lo anterior ahora tengo miedo, a un año de las elecciones tengo miedo que ese sentimiento de odio que tienen los colombianos se concrete eligiendo a este personaje siniestro y oscuro como nuevo presidente. Tengo temor de que ocurra el mismo fenómeno que con Donald Trump, por eso desde ya propongo sabotear la campaña de este señor con inteligencia para curarnos en salud y no tener que ver a este proto-fascista ultraconservador gobernándonos y llevándonos a la época medieval.

contacto@elrelojcultural.com

Dejar una opinión