Top 7: las mejores películas colombianas del 2017

publicado en: Cine | 0

Sin duda alguna, los últimos cuatro años para el cine colombiano han sido muy exitosos. El año 2016 marcó cifras históricas, no solamente en cantidad de películas colombianas exhibidas, sino tambien en cantidad de público que fue a ver cine a las salas a nivel general. Ya pasamos esas épocas donde el trabajo técnico del cine era regular, las películas solo hablaban de narcos, prepagos y guerrilla; ahora estamos en una etapa de mucha creatividad, calidad y donde se han ganado los mejores premios y reconocimientos en toda la historia del cine criollo. A continuación (y a nuestro criterio), una lista de las mejores 7 películas colombianas que estrenaron este año. A diferencia de años anteriores, destacan los documentales y el regreso de un ícono como Víctor Gaviria:

Fotografía de la película La Defensa del dragón de Natalia Santa.
  • 7 – EPIFANÍA – OSCAR RUIZ NAVIA : Las miradas de dos cineastas, Oscar Ruiz Navia y Anna Eborn, él colombiano y ella sueca, se entrecruzan en un punto común: el afecto, la experiencia y la memoria sobre sus propias madres. Filmada en locaciones de Suecia, Colombia y Canadá, Epifanía es, como su título lo sugiere, una inmersión en los misterios de la muerte, el nacimiento y el renacimiento, tanto físicos como espirituales. Con un registro que diluye las fronteras entre lo trascendental y lo cotidiano, lo místico y lo profano, la ficción y lo real, Ruiz Navia y Eborn expanden la idea de lo biográfico yendo mucho más allá de un anecdotario familiar. Exploran, por el contrario, unas veces con naturalidad y otras con lirismo, el poder que atraviesa lo femenino, y el don de la vida que es inseparable del dolor de la muerte. (extraído de ficcifestival.com) (FILMAFFINITY).
  • 6 – LA DEFENSA DEL DRAGÓN – NATALIA SANTA: Samuel, Joaquín y Marcos son tres viejos amigos que viven su vida en el centro de Bogotá. Se sienten seguros gracias a su rutina, que les permite ignorar sus fracasos. Pero llega un día en el que tienen que afrontar la realidad, algo que hará que sus vidas se tambaleen. (FILMAFFINITY).
  • 5 – X500 – JUAN ANDRÉS ARANGO: Al mirar el mapa de América, X Quinientos, un pequeño poblado en el estado de Yucatán, México, aparece justo en medio del continente. Desde este punto de vista imaginario, la película narra la historia de personajes que viven en contextos radicalmente diferentes, pero que están unidos por su relación singular con la muerte y por su necesidad de transformarse para no ser consumidos por el duelo.
    Alex, un adolescente afrocolombiano residente en Buenaventura, el puerto mas importante y mas peligroso de Colombia, tiene crear una versión imaginada de su vida como polizonte en el norte para justificar la muerte de su hermano y compañero de viaje. David, un muchacho Mazahua migra de su pueblo a la Ciudad de México pues no es capaz de enfrentar la muerte de su padre y se da cuenta de que su única opción para enfrentar la discriminación de la que son objeto los indígenas en el D.F. es adoptar la identidad Punk como coraza de protección. Aurora una mujer mayor de origen filipino que lleva 35 años viviendo en Montreal, se encuentra en la necesidad de cuidar a Peter, su nieto adolescente, quien llega a vivir con ella tras la muerte de su hija. Aurora debe entonces intentar adaptar su vida en la ciudad al imaginario que tiene Peter de Norteamérica, creado a partir de relatos de sus cartas, distorsionados por el anhelo y la distancia e incompatible con su realidad actual.
    Entre Buenaventura, Ciudad de México y Montreal, las historias de Alex, David y Aurora se acercan y entablan un dialogo sin cruzarse jamás. Su conjunto explora tres maneras diferentes en las que los habitantes de América nos creamos auto representaciones de nosotros mismos, para protegernos de la muerte y acercarnos a como creemos que el otro quiere vernos. La conversación invisible de deseo y duelo con la que los habitantes de América nos hacemos eco unos a otros, es el tema de fondo y el hilo conductor de X Quinientos. (FILMAFFINITY).
  • 4 – NOCHE HERIDA – NICOLAS RINCÓN GUILLE: Huyendo del campo, Blanca vive con tres de sus nietos en la frontera de Bogotá. En plena adolescencia, Didier, el mayor, decide abandonarla. A la distancia Blanca trata de protegerlo invocando a las benditas almas, mientras refuerza su atención sobre los dos más jóvenes, Camilo y John, por miedo a que se también se pierdan. Es la lucha de una abuela por el futuro de los suyos; una historia milenaria en un contexto contemporáneo de exclusión. (FILMAFFINITY).
  • 3 – LA MUJER DEL ANIMAL – VÍCTOR GAVIRIA: Tras ser descubierta disfrazándose de Virgen, Amparo huye por miedo a su padre del internado de monjas donde la acogían. Llega a un barrio marginado de Medellín a vivir de “arrimada” donde su hermana. Cuando su cuñado la introduce a la familia, el primo Libardo queda infatuado con ella, la rapta en un rito matrimonial para luego obligarla a vivir bajo su mismo techo; la familia del Animal, testigo de su cautiverio. La comunidad, amedrentada por Libardo, no intercede en favor de Amparo quien es abandonada a la vigilancia permanente. Forzada a convertirse en la mujer del Animal, Amparo tiene sin poder evitarlo una niña. ¿Podrá, por medio del amor y la templanza, detener la repetición del ciclo del que también fue víctima su madre, sobrevivir y salvar a su hija? (FILMAFFINITY).
  • 2 – AMAZONA – CLARE WEISKOPF: Después de la muerte trágica de su hija mayor, Val emprende un viaje a la selva colombiana buscando superar el duelo y encontrarse a sí misma, dejando atrás a sus otros hijos y a su familia. Clare, directora de este documental e hija de Val, tenía 11 años cuando esos hechos ocurrieron. Ha pasado mucho tiempo y Clare, embarazada, decide confrontar con su madre las huellas de esa decisión. ¿Qué buscaba Val? ¿Pensó en las consecuencias que esa separación traería para los otros? El encuentro de madre e hija, no exento de tensiones y reproches, revela dos personalidades que se preguntan por el sentido de ser madres, por la responsabilidad y las ansias de libertad, por el sentido o la trampa que se esconde detrás de la idea de la maternidad como sacrificio. Un retrato franco e iluminador de un momento de dos mujeres, en el que todo el trayecto anterior de sus vidas cobra un nuevo sentido. (FILMAFFINITY).
  • 1 – SEÑORITA MARÍA – RUBÉN MENDOZA: En las montañas de Boavita, un pueblo campesino, conservador y católico, vive la señorita María Luisa. Tiene 44 años y aunque nació siendo niño, se viste y se siente como una mujer. Solitaria y negada desde pequeña, María Luisa ha encontrado dentro de sí misma y en los pequeños gestos de solidaridad de su entorno, una fuerza inquebrantable. La fe en la virgen María y el amor por los animales, son otros de los asideros que este personaje entrañable encuentra para soportar un mundo que se ha empeñado en maltratarla. El director Rubén Mendoza, sin moverse de las convenciones del cine documental y con una distancia justa, que no está exenta de ternura pero jamás es invasiva, logra un retrato perturbador y de intensa humanidad que nos obliga a ser testigos de lo siniestro y de lo hermoso, de la natural y de lo cultural, de lo que es único y no puede ser negado y de la fuerza de lo colectivo. En un ir y venir entre convención (de la estructura) y transgresión (de los personajes y su mundo), Señorita María: la falda de la montaña nos entrega su tremenda fuerza estética y moral. (FILMAFFINITY). contacto@elrelojcultural.com

Dejar una opinión